Cómo hacer un buen café en French Press

Como en toda actividad culinaria, la preparación de café también tiene ese toque científico, especialmente cuando trabajamos con un café de especialidad como son nuestros cafés. 

Por esta razón, debemos tener en cuenta una serie de factores que marcarán la diferencia para percibir toda la esencia y los matices del mismo. En este caso, hablaremos de la preparación del café en la prensa francesa.

En primer lugar, es clave elaborar unas proporciones entre los dos productos que trabajamos: café y agua. Evidentemente, esto variará dependiendo del método de elaboración que escojamos. En este caso, presentaremos las proporciones para hacer café en una cafetera French Press (también conocida como cafetera de embolo): 500ml de agua por cada 30 gramos de café. Esta proporción, llevada al mínimo supondría unas proporciones de 1 gramo de café por cada 16ml de agua.

Mi consejo para facilitar al máximo la tarea es contar con una báscula que tenga la función de tarar. Se pueden encontrar por precios muy bajos y nos harán la vida mucho más fácil a los amante del café.

Una vez marcadas la proporciones, el siguiente paso será calentar el agua y moler el café si contamos con el café en grano. En otro post explicaremos las ventajas que supone moler el café justo antes de consumirlo.

En el caso del agua, tendremos otro indicador importante que nos ayudará a exprimir las propiedades del café: la temperatura. El agua, en el momento de realizar la preinfusión, deberá estar a unos 93-96ºC. En caso de no tener termometro, bastará con hervir agua y dejarla reposar unos 30 segundos aproximadamente.

Por la parte de la molienda del café, necesitaremos una molienda gruesa que ayude al filtro de la cafetera a evitar el paso de los posos de café.

Una vez tenemos todo esto, será el momento de introducir el café dentro de la cafetera, esparcilo de manera regular y comenzar la preinfusión. Pero… ¿qué es exactamente la preinfusión? (en este post te lo explicamos).

Para la preinfusión en prensa francesa, bastará con humedecer todo el café de forma equitativa. Una vez humedecido, ponemos el tapón sin prensar, y dejamos reposar otros 30 seg. Pasado ese tiempo, procederemos a echar el agua restante, cerraremos la cafetera y dejaremos reposar el café durante cuatro minutos.

Para finalizar, solo tendremos que hacer descender el filtro de manera lenta, pero sin deternos hasta el final. Y voilá, ya estamos preparados para disfrutar de una taza de verdadero café de especialidad.

Personalmente, el metodo de prensa francesa es uno de los que mejor me permite percibir los matices del café. Pienso que es muy fácil elaborar una receta perfecta que te permita disfrutar de todos los matices del café sin necesidad de añadir azúcar.



Dejar un comentario

Por favor ten en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados